No es por el dinero …

Cuando Dios me niega un negocio que deseo, un dinero por el que he luchado, me hace un poquito más pobre de lo que yo quería ser. Esto me ayuda a ver mejor todo lo que tengo y entender lo mucho que me sobra y a valorar todo lo muchísimo que tengo.

Continue Reading

El trigo y la sonrisa

En el monasterio los monjes a penas hablan. Muchas veces, al cruzarse con ellos, ni siquiera dedican una mirada o una sonrisa. No es desprecio, es respeto al silencio exterior y al de dentro.Continue Reading

Las Batuecas

Llevo dos días en San José de Las Batuecas. Huele a silencio y a paz. Aunque el vacío pesa en las largas horas.

Continue Reading

El Barrendero

Tras mucho cruzarme con el barrendero de nuestro barrio comienzo a saludarle con la mano desde el coche, y él me corresponde.

Continue Reading

Los botones de la camisa

Las camisas, como el resto de la ropa, llegan a mi armario sin esfuerzo por mi parte. Las dejo en el cesto de la ropa sucia y vuelven limpias, planchadas y oliendo a algún suavizante.

Continue Reading